martes, 25 de agosto de 2009

Discurso de graduación.



Muy buenas noches tengan todos ustedes: honorables miembros del presidium, padres de familia, compañeros, amigos, gracias a todos por estar aquí.

Hace cuatro años, unos más, otros menos, entramos a la universidad, algunos tal vez sin la certeza de haber elegido la carrera apropiada. Nuestras expectativas fueron cambiando según el aprendizaje adquirido dentro y fuera de las aulas: a veces aprendimos las mejores lecciones en los pasillos o en esas cotidianas conversaciones rumbo a la cafetería, la biblioteca o el mismo estacionamiento con nuestros compañeros. Algunas veces el camino a recorrer estuvo oscuro y quizá más de uno quiso dar vuelta en la esquina más cercada, pero ninguno de nosotros lo hizo y hoy, en vez de tener que conformarnos con una esquina, tenemos un crucero para nosotros solos.

Hoy que terminamos, es oportuno decirle gracias a toda esa gente que encontró la forma de estar ahí y brindarnos su apoyo. Gracias a aquellos maestros que nos ayudaron a tomar riesgos, a hacer de los temores oportunidades de crecer. A nuestros padres y nuestras familias por todo su apoyo, comprensión y buenos consejos, aquellos consejos que muchas veces no escuchamos, pues a fin de cuentas un consejo es como un semáforo en amarillo en el que al final uno es quien decide si tomarlo. A los grandes amigos por ayudarnos a recordar nuestras responsabilidades y, claro, a todas esas personas que ya no están con nosotros, pero que supieron motivarnos para seguir y llegar hasta aquí. Gracias a todos ellos.

Una de las mejores cosas que podemos hacer para mejorar nuestra vida es hacer amigos. La universidad indudablemente resulto ser el mejor lugar para hacerlos. Además de encontrar los mejores amigos, para algunos de nosotros, la experiencia universitaria significo también encontrar a esa persona especial de la cual nos enamoramos, esa persona que estuvo a nuestro lado haciendo mucho mas disfrutable nuestro paso por la universidad. Para algunos otros, significo cambiar de ciudad, enfrentarse solos a nuevos estilos de vida y extrañar muchas cosas. Valió la pena ¿no es así? Esta tarde egresan fortalecidos y los felicito por eso. Hoy egresamos y lo hacemos con los bolsillos llenos de motivos para trascender. El pensamiento humanista esta dentro de nosotros, démosle vida; démosle vida ejerciendo nuestra profesión con responsabilidad social y humildad, pero no toleremos nunca las faltas de respeto a nuestro prójimo y a nuestro trabajo. Recordemos siempre que el principal objetivo de la educación no es aprender algo para ganar mas dinero, sino transformar al hombre en mejor ser humano.

Hace cuatro años, teníamos una idea poco clara de lo que queríamos obtener de estudiar una carrera. Nosotros, los de entonces –como escribió Pablo Neruda- ya no somos los mismos. Hoy debemos reconocer que hemos crecido y que sin duda estamos mas cerca de todo eso que nos interesa ser.

Démosle esta noche un masaje a nuestros sueños. Cambiemos todo eso que una puede ser diferente. Hagamos esa fiesta interior que hoy tenemos motivos de sobra. Sintámonos bien, que por fin hemos terminado. Esta noche todo es prudente, porque esta noche nos graduamos y ya nada ni nadie puede cambiar eso.

Enhorabuena, ¡muchas gracias! Y ¡muchas felicidades generación 2006!



La verdad es que estaba un poco nerviosa ese día, hace 3 años a esta hora, snif! snif!. Ahora que lo releo me dejé llevar bastante por lo que reinaba esos días: optimismo. Uno se contagia en esos días por lo que has soñado cuatro o cinco años y finalmente llega: el día de tu graduación. Pero lo que unos ven como el final de algo es el comienzo de lo bueno: la vida.
Muchas felicidades a mis compañeros de generación por este día, gracias a los que me acompañaron ese día y me siguen acompañado en cada paso y tropiezo en mi vida, gracias por ser mi sostén y consuelo todos los días de mi vida. Los amo a todos.
Dedicado a todos mis compañeros de generación y a mi amiga D. Espantapájaros, por haber culminado una etapa más en su vida, felicidades chica linda.

Postdata: No les digo ya me llego lo cursi y ñoño ja ja

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razón en todo lo q escribes, la verdad si la universidad fue donde uno encuentra todo; los mejores amigos, la mejores experiencias, las convesaciones largas, el chico q te enamoras perdidamente, la madurez, todo y es bonito y a la vez triste terminar esa etapa en tu vida, pero padre sentirse q uno lo logro..

Gracias por estar ahí... =D

Miss M. dijo...

Alguna vez escuché o leí que las amistades que hagas en la universidad, serán tus compañeros de toda la vida, nunca supe qué tan cierto era eso hasta que te conocí. Definitivamente eres una persona muy difícil de ignorar, no eres alguien que se deje pasar de largo, tienes esa chispa, ese quiénsabequé que hace que tus amigos nos sintamos bien contigo, y sin riesgo a equivocarme, puedo decir que eres una excelente amiga.

Andas chipil, pero es por la situación, ya veras que pronto todo volverá a la normalidad (:

Señorita D., muchas felicidades :D invite a la pachanga y si no hace, pos organizamos una, al cabo que para eso nos pintamos solas jajajaja

besos;

Espantapájaros dijo...

Sniff sniff gracias por tu dedicatoria...aunque yo no hice ni un pinch* amigo en los 4 años, y pagaría pa´no volver a ver a mis compañeros jajaja
Muchas gracias Hildiux.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

nono, no es un final, es solo un fragmento...

Ela dijo...

esta si que es una de las mejores epocas =)
al menos yo lo disfruto

Refachadona dijo...

Ayyy que bonito se siente terminar algo tan importante, pero es como ambigüo porque también es decir adios y comenzar a enfrentarte a la realidad y entonces no es nada fácil, pero que bueno que lo difrutaste tanto!

LA GORDA dijo...

iba a decir que te estabas poniendo vieja pero mejor ni lo digo, me muerdo la boca o me la muerdes tú.